En el tercer aniversario de la llamada Revolución de los Jazmines y recién aprobada la nueva Constitución para el país, la juventud de una democracia incipiente se ha quedado por el camino… ¿o no?.

Fethi Belaid/AFP/Getty Images

La actitud de los jóvenes tunecinos, en buena medida artífices e iniciadores de la serie de revueltas que condujo a la salida de Ben Alí del poder, se ha mantenido beligerante con la evolución del proceso de transición. Desde todos los ámbitos del espectro ideológico, la decepción y crítica permanece en unos niveles muy altos debido, quizás, a las excesivas expectativas puestas encima de la mesa desde la caída del gobierno autoritario. La abundancia de expresiones del tipo "son todos iguales", "no tienen nada que hacer por nosotros" o "nada cambiará" es lo más habitual en las conversaciones. Aunque para Khadija Sellami, joven miembro de Nidaa Tounes, "hay que decir que visto el estado actual del país no podemos negarles la razón aunque creo que es necesario que hagan más el esfuerzo de entrar en los partidos y de intentar cambiar desde dentro".


La tan criticada ausencia de caras sin arrugas en la escena política permanece pero existen iniciativas que están cambiando este panorama. Los partidos están desarrollando agrupaciones de jóvenes y sus voces empiezan a tener una presencia en los mismos, canalizando algunas de sus demandas hacia la cúpula. Si bien, los cuadros dirigentes son siempre y en todo caso personas de una cierta edad o, de mucha edad, como es el caso de Beji Caïd Essebsi (87 años) del partido Nidaa Tounes o de Rachid Ghannouchi (72 años) del movimiento islamista Ennahdha. Ambos son ancianos y jefes de filas de las fuerzas principales políticas en el país.


La juventud se manifiesta entonces en cuadros subalternos que ...