Tras dos años desde que estalló la revolución, que trajo una nueva era en la historia de Egipto y las primeras elecciones democráticas del país, son muchas las incógnitas que se presentan sobre su futuro económico, social y político. ¿Qué piensa la sociedad civil egipcia, plural y con opiniones diversas, sobre la situación actual?

 

egipto

KHALED DESOUKI/AFP/Getty Images

 

 

esglobal: ¿En qué ha cambiado Egipto desde la revolución?

Sociedad egipcia: Mucho y poco. Mucho porque la revolución ha cambiado nuestra forma de pensar, sabemos que ahora podemos reivindicar nuestros derechos y que el Gobierno debería  escuchar nuestras demandas, ahora estamos concienciados de que nuestra voz debería contar. Poco por la inestabilidad política y  por el momento crítico por el que está pasado la economía. Tenemos la sensación de que muchas cosas han cambiado y otras siguen igual o peor. De hecho, hay gente que ya dice “pero si con Mubarak se vivía mejor”. Como pueblo estamos cansados, demasiados sobresaltos y muchos cambios en poco tiempo y no sabemos a dónde nos llevan. El periodo de transición va a ser más duro y largo de lo que pensábamos.

esglobal: Los enfrentamientos en la calle continúan….

SE: Sí, estos enfrentamientos en muchos casos son reflejo de la frustración de los ciudadanos de a pie ante la lentitud de los cambios en sus vidas diarias. Al mismo tiempo, organizaciones egipcias han subrayado cómo las fuerzas del orden mantienen unos comportamientos heredados de la época de Hosni Mubarak, por lo que consideran necesario que las nuevas autoridades egipcias traten este asunto de manera prioritaria. Igualmente, el aniversario de la segunda revolución en enero 2013 –pese a los llamamientos pacíficos de los diferentes partidos de tendencia laica y de los islamistas- se vió salpicado, lamentablemente, por la violencia y por los altercados entre las fuerzas del orden y los manifestantes en El Cairo y en otras ciudades del país. También coincidió con la decisión de un tribunal penal de recomendar la pena de muerte para los 21 implicados en la tragedia sucedida en el estadio de Port Said el 1 de febrero de 2012, cuando 74 personas murieron en los choques desencadenados tras un partido entre el equipo cairota, Al Ahly, y el local, Al Masry. La disposición de la Corte suscitó la ira de los familiares de los procesados y de los seguidores de Al Masry que se enfrentaron a la policía en la ciudad, un día después del segundo aniversario de la revolución. La suma de estos sucesos generó una ola de violencia a finales de enero que se cobró las  vidas de más de 50 personas y causó un millar de heridos, además de ahondar en las diferencias entre las autoridades y la oposición, mientras cunde el descontento por la situación económica del país.

esglobal: El reciente deterioro de la economía preocupa mucho a la población.

SE: Por supuesto, no olvidemos que el lema de la revolución fue “pan, libertad y justicia social”. La gente quería libertad, es cierto, pero ...