A medida que la atención global se traslada de Irak a Afganistán, de la guerra de Bush a la guerra de Obama, FP edición española replantea la inevitable comparación entre estos dos países incomprendidos. Hemos consultado a corresponsales de guerra, organizaciones humanitarias y autoridades públicas, que nos han instado a olvidar las similitudes superficiales de las sangrientas noticias diarias. Irak y Afganistán pueden tener más o menos la misma población, pero, desde el precio de un kebab a los explosivos que te vuelan las piernas, estos dos países no podrían ser más diferentes: una advertencia para aquellos que pretenden importar grandes ideas de una zona de guerra a la otra.

 



























IRAK



AFGANISTÁN



Un antiguo país de clase media, “orgulloso”, destruido: “Los iraquíes han pasado de tener una vida normal, con su casa, su coche y sus colegios privados, a no tener nada”



Zeitgeist



“Nairobi chutado”: un país mucho más pobre, menos desarrollado y a menudo ocupado. “Hay un sentimiento de desesperanza, de ‘¿cómo salir de este ciclo?”.



De 26° a 52°(temperatura media entre enero y julio en Bagdad); “10 de la noche y esto sigue siendo un horno”, con frecuentes tormentas de arena.



Clima



De 16°a 41°(temperatura media entre enero y julio en Kabul); con un “agradable otoño, un invierno y una primavera llenos de barro, y un verano caluroso y seco”.



Primer ministro, Nuri al Maliki. La “legitimidad de una base política de masas” por el momento, y con amplio respaldo de chiíes y kurdos, aunque algunos temen que se ...