El paso hacia Europa
Luuk van Middelaar 
608 páginas
Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2013

Ser europeos para seguir siendo lo que somos, y para serlo mejor.

Fotolia

Constituía hace años un lugar común definir a la Unión Europea como un Objeto Político No Identificado (OPNI), una referencia tras la que el experto se concentraba en aspectos como su Derecho, su economía o sus relaciones internacionales, desde los paradigmas de dichas Ciencias Sociales. Una no-definición que puede, por otro lado, incitarnos a identificar lo no identificado, a preguntarnos por el qué, para qué y por qué de la UE: tales son las preguntas que el historiador y filósofo político holandés Luuk Van Middelaar se plantea en El paso hacia Europa, buscando la respuesta en la Filosofía política y en la Historia. Si, como dijera la filósofa y ensayista española María Zambrano, el hombre es el único ser que no solo padece la Historia, sino también la hace, constituye la esencia de la política ese hacer de la Historia. Recuerda Van Middelaar al inicio de su recorrido al francés Michel Foucault cuando decía que nuestra visión de la realidad está condicionada por las lentes de las Ciencias Sociales: si éstas nos pueden explicar el cómo de la Unión, desde la Filosofía política y la Historia podemos encontrar respuesta a su qué, por qué y para qué.

Un recorrido que asume como punto de partida la triple existencia de la Europa de los Estados, de las instituciones y de los ciudadanos, cuyas perspectivas se combinan en la intergubernamental, la supranacional y la constitucional, configurando la articulación de la construcción europea en tres esferas: la externa del concierto global de los Estados, la interna de la Europa integrada y la intermedia, combinación de la dinámica integradora y la acción conjunta de los Estados. Itinerario analítico con un común denominador: la afirmación de la esfera intermedia como definidora de la UE y su teorización.

En la primera parte –El secreto de la mesa– define ésta como la clave explicativa y el ámbito de ese nuevo sujeto (que no objeto) político, marioneta que adquiere su propia vida más allá de su creador. Momento decisivo de esa metamorfosis, ese paso del estado de naturaleza al contrato social, en que el todo es distinto y mayor que las partes, es el paso de la unanimidad a la mayoría en la toma de decisiones. Sobre qué hace, y sobre qué es; lo que da lugar a dos momentos crisálida: el de la conformación en ordenamiento jurídico a partir de la sentencia Van Gend&Loos y el de su transformación en sujeto político después del compromiso de Luxemburgo con que en 1965 se cierra la crisis de la silla vacía, que el autor considera acta fundacional de la esfera intermedia, al permitir la toma de decisiones políticas gracias a la garantía de que no se adoptarán contra la voluntad de un Estado miembro por la posibilidad del veto. Un consenso que, a partir de la entrada en vigor del Acta ...