¿Tratar al otro como te gustaría que te trataran a ti? Israel debe examinar el concepto de los derechos colectivos de sus ciudadanos palestinos, por el bien de la posible existencia de una minoría judía en un futuro Estado de Palestina.

 

AFP/Getty Images

 

Existen tres posibles soluciones para el problema de los colonos cuando se firme un verdadero acuerdo de paz con los palestinos.
Quienes escojan la primera opción tendrán derecho a recibir unas indemnizaciones completas y generosas que les ayuden a establecerse en cualquier lugar que elijan del Estado de Israel. El Gobierno israelí debe aprender la lección de la retirada de Gaza y no asumir la responsabilidad de los futuros planes de reasentamiento; el Estado lo hace muy mal. Las indemnizaciones deben ser muy generosas, pero también estar sujetas a un calendario; cuanto más esperen, menos obtendrán. Una vez que se firmen los acuerdos de indemnización, habría que fijar una fecha de evacuación y entregar las llaves al Estado.
Quienes escojan la segunda opción y deseen quedarse en Judea o Samaria pero bajo soberanía israelí, podrán hacerlo en las zonas que se anexionarán. Todos los cálculos realistas hablan del 4-5% del territorio de Cisjordania. Eso permitiría que entre el 75 y el 80% de los colonos permanezcan donde están.
Los colonos de fuera de las zonas anexionadas podrán decidir trasladarse a ellas y así permanecer en Judea o Samaria. Recibirán una indemnización generosa por los hogares que hayan tenido que abandonar con el fin de que puedan comprar una vivienda similar en uno de los asentamientos anexionados.
A aquellos que consideran que permanecer en Judea o Samaria es más importante que vivir bajo la soberanía israelí, debería permitírseles que se queden donde están (con la condición de que sus hogares no estén construidos en tierra privada). ...