La identidad de Inglaterra y sus relaciones con una Europa ampliada sufren tensiones.

AFP/Getty Images
AFP/Getty Images

  • The English and Their History, Robert Tombs, Allen Lane, 2014
  • The Profligate Son, Nicola Phillips, OUP, 2013
  • The Two Unions, Alvin Jackson, OUP, 2012

 

¿Qué es ser inglés? En realidad, ¿qué es Inglaterra? Para muchos sigue siendo un enigma eterno. Lo fue en el siglo XI, cuando la población tuvo que adaptarse a los conquistadores normandos; durante el tumultuoso periodo de la Reforma, en el siglo XVI, cuando la población tuvo que afiliarse a una u otra iglesia; durante la Revolución Industrial del siglo XVIII. A veces se reprimía por la fuerza el respeto a la preferencia tradicional por el cambio gradual, pero siempre reaparecía. The English and Their History es un libro apasionante, cuyo ingenio es la auténtica definición de lo inglés. Su autor, Robert Tombs, describe un país que escapó a los cataclismos que devoraron Europa desde la Guerra de los Treinta Años hasta la Segunda Guerra Mundial, las innumerables revoluciones e inquisiciones que abrieron en la Europa continental unas heridas aún no curadas del todo.

El autor destaca que los historiadores económicos no están de acuerdo en si las exportaciones o la demanda interna fueron el factor crucial que impulsó la revolución industrial y, por tanto, la prosperidad de Inglaterra. El imperialismo depredador y el tráfico de esclavos no son la única explicación, ni mucho menos, dado que la demanda interna ya era mucho más alta que en el resto de Europa, por “los elevados salarios de los trabajadores ingleses y la fuerte demanda de los consumidores, que permitieron hacer grandes inversiones en el desarrollo tecnológico”, todo lo contrario que en Francia, donde la obra de mano barata hacía que no fuera necesario invertir en hiladoras de husos ...