Dónde no llevar a los niños este verano.

Disneylandia puede evocar imágenes de atracciones como los rápidos o la montaña rusa, largas filas y algodón de azúcar a precios desorbitados, pero no todo es juego y diversión. He aquí seis parques temáticos en los que hay mucha propaganda.

 

La redención de la muerte roja
















Petras Malukas/AFP/Getty Images


Dónde: Druskininkai, Lituania

Nombre: Parque Grütas

Retrocedan a la época dorada del estalinismo, experimenten los gozos de la vida en el gulag, sumérjanse en el cálido abrazo del totalitarismo; y, cuando sientan un poco de hambre, disfruten en el café de una sabrosa comida de borscht (sopa de remolacha) Nostalgia, un cóctel Ojo de ciervo y gelatina. El Parque Grütas, creado por el empresario Viliumas Malinauskas, que compró docenas de estatuas de dirigentes comunistas abandonadas y destrozadas tras la independencia de Lituania, pretende ser un recuerdo de la época siniestra del totalitarismo. Pero no todo es triste y negativo: hay un sitio de juegos para los niños y un tren del gulag, que da una nueva y simpática interpretación a eso de ser deportado a Siberia en un vagón de ganado en pleno invierno. Sólo tengan cuidado de que sus hijos no lean Rebelión en la granja antes de acercarse a la parte de los animales domésticos y semidomésticos.







Al fin y al cabo, no es más que una pequeña violación de los derechos de propiedad intelectual













Teh Eng Koon/AFP/Getty Images


Dónde: Pekín, China

Nombre: Parque de atracciones de Shijingshan
...