La paz posible. El papel de la comunidad internacional en
el conflicto israelo-palestino centra la reunión organizada por FRIDE
en Madrid.


Tiene solución el conflicto de Oriente Medio? Como ocurrió durante
la guerra en la antigua Yugoslavia, da la impresión de que bastantes
gobiernos occidentales, políticos de ambos bandos y muchos intelectuales
se han resignado, aunque sin decirlo, a que esta pregunta tenga una respuesta
negativa tras el estallido de la segunda Intifada. Sin embargo, en los últimos
meses y pese a las sombras que arroja el muro de separación levantado
por Israel, representantes moderados palestinos e israelíes, así
como miembros de la sociedad civil, se han negado con más fuerza que
nunca a caer en el fatalismo y han puesto en marcha una serie de iniciativas
de paz, de encuentros para dialogar, con el objetivo de acabar con la sangría
que envenena esta región y, como efecto colateral, todo el planeta. La
Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior
(FRIDE), en colaboración con el Fórum Barcelona 2004 y la Fundación
Ortega y Gassett, organizó en el madrileño Círculo de Bellas
Artes una conferencia bajo el título ¿Una solución internacional
para Palestina?, que se enmarca dentro de esta serie de movimientos de quienes
se niegan a tener un no por respuesta.

En el encuentro, que se celebró el 28 y el 29 de noviembre, estuvieron
presentes personalidades israelíes y palestinas, así como expertos
en intervenciones internacionales, como el francés Bernard Kouchner,
antiguo administrador de la ONU en Kosovo, o el español Miguel Ángel
Moratinos, ex enviado especial de la UE en Oriente Medio. Este foro, que tuvo
lugar en vísperas de la presentación del plan de paz conocido
como los Acuerdos de Ginebra, se enmarca dentro de una nueva ofensiva de la
sociedad civil para tratar de salir del atolladero en que se encuentra la zona.
De hecho, ha sido muy bien acogida por sectores moderados de uno y otro bando.
“De repente, hay sangre y vitalidad fluyendo por las venas del proceso
de paz... Hay contactos en Palestina, negociaciones en Madrid, Londres y Ginebra.
Se nota que está emergiendo algo nuevo por encima de los políticos
profesionales”, aseguraba Talal Okal, articulista del diario palestino
Al Ayyam. “Londres, Madrid y Ginebra son los nombres de las ciudades que
albergan conversaciones en un tiempo en que nuestro pueblo está siendo
asesinado. Como ciudadano palestino interesado en la paz, me pregunto a mí
mismo y a quienes en Europa están detrás de estos proyectos: ¿se
puede conseguir algo?”, decía, a su vez, el comentarista de Al
Hayat Al Jadidah, un periódico editado en los territorios ocupados.

El encuentro de Madrid, una ciudad simbólica porque allí arrancó
en 1991 el proceso de paz para Oriente Medio, intentó ser algo más
que un espacio de diálogo entre actores del conflicto que llevan demasiado
tiempo sin hablar con un horizonte claro; sino que quiso responder a una serie
de preguntas clave para que puedan realizarse avances sustanciales: ¿hace
falta ...