El periodista y ensayista mexicano Sergio González cuenta a FP algunos de los problemas que afronta su país: el poder del narcotráfico, la crisis económica y social y la estrategia del gobierno de Calderón.

 

FP Edición Española: ¿Cuáles son las relaciones entre los poderes públicos y privados de México y el crimen organizado?

AFP/Getty Images
Alerta: Policía mexicana en Ciudad Juarez.

Sergio González: El índice de impunidad de los delitos en México se sitúa en torno a un 98%.  Ninguna democracia que se precie puede decir con este índice que existe un auténtico Estado de Derecho. Por otra parte, conviene señalar que en México el Estado no tiene el monopolio de la fuerza. En los últimos años los grupos de delincuentes han venido cuestionado ese monopolio de la fuerza con el que debería contar el Estado. No sólo en media docena de ciudades, como se afirma desde el Gobierno. Según expertos internacionales, estos grupos ejercen un dominio del territorio efectivo sobre la mitad del país. Estamos en presencia de un fracaso de las instituciones estatales a la hora de controlar el territorio y ejercer sus legítimas funciones. La fuerza del narcotráfico ha propiciado que no se pueda distinguir ya la frontera entre lo legal y lo ilegal, entre Estado y grandes cárteles. Y la corrupción está presente en todos los niveles de gobierno: municipal, estatal y nacional. También en el sistema judicial.

Toda la violencia que está desplegándose responde a una toma de posiciones de los distintos grupos criminales para afianzar su poder y sus esferas de influencia, es decir, que cada organización trata de ganar su sitio en el control sobre el territorio y en sus relaciones con el poder. Por otra parte, el poder no tiene poder para combatir este problema porque no quiere tenerlo. Suena ...