Tras las elecciones, la UE no debe esperar mucho de las nuevas políticas alemanas.

alemania
Malik_Braun Flickr


El reciente anuncio hecho por Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas de Alemania, de que  “tendrá que haber otro programa en Grecia” ha introducido algo de aire fresco en la lánguida campaña electoral alemana, en la que Europa no ha tenido aún ningún papel significativo. Aunque no se espera que haya ninguna gran controversia sobre el tema en las últimas semanas hasta el 22 de septiembre, la declaración de Schäuble alimenta el debate sobre la política europea del próximo gobierno. Tras el tácito reconocimiento de que la política de austeridad no ha tenido éxito, da la impresión de que está desmoronándose otro dogma alemán: el de “no más rescates”. ¿Estamos presenciando el declive de la “Europa alemana”, construida con tanto esfuerzo por Berlín durante los años de crisis?

En realidad, el concepto de Europa alemana es, más que la descripción de una nueva realidad de la UE, una expresión de inquietud por el estado del debate y el espíritu europeo en Alemania. Aunque no cabe duda de que, en los últimos años, el poder relativo de Berlín ha crecido, ese “momento hegemónico” no ha producido una remodelación de la Unión Europea de inspiración germánica. Alemania se ha visto obligada, a su pesar y con el escepticismo creciente de su población, a ceder en aspectos fundamentales de su visión de la Unión. Berlín admitió crear un fondo de rescate permanente (el Mecanismo Europeo de Estabilidad, MEE); aceptó que el Banco Central Europeo pudiera rebasar enormemente sus competencias anteriores e incluso, abandonó su oposición a que el MEE posibilitara la recapitalización directa de los bancos (aunque con estrictas condiciones). El hecho de que Alemania haya tenido que renunciar a muchos de sus más ...