5yes_portada
Getty Images

Tras el Brexit, Londres pretende revitalizar esta alianza con el fin de lograr más influencia económica y tecnológica global, especialmente, de cara a China.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los oficiales de inteligencia de Reino Unido y de Estados Unidos se agachaban en torno a voluminosos transmisores de radio para escuchar los crepitantes intercambios enemigos. La tecnología de las comunicaciones ha cambiado radicalmente desde entonces y conseguir inteligencia es mucho más fácil en la era digital.

Lo que no ha cambiado es la alianza que sellaron en 1946, que sigue en vigor y es de gran importancia geoestratégica, entre Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda: la llamada "Five Eyes" (o "Cinco Ojos") con el fin de compartir inteligencia sobre países extranjeros y no espiarse mutuamente. ¿Cuál es su origen y su evolución? ¿Cuáles son las repercusiones y la importancia actual de esta alianza de espionaje?

 

Origen y evolución

El intercambio de inteligencia fue fundamental en los esfuerzos entre EE UU y el Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial, una cooperación que continuó tras el conflicto. Un "Acuerdo de inteligencia de comunicación británico-estadounidense", conocido como BRUSA, más tarde UKUSA, unió a los dos países en una red global de estaciones de escucha dirigida por el británico Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ) y su equivalente estadounidense, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). El acuerdo se extendió más tarde para incluir a Canadá en 1948 y a Australia y a Nueva Zelanda en 1956.

La radio de alta frecuencia era la principal fuente de señales en el momento de firmarse el acuerdo, que podían transmitirse a varios miles de kilómetros en todo el mundo. Para ello, se necesitaba toda una red de estaciones para monitorearlas. En los 60 llegaron las comunicaciones por satélite ...