chinasilicon
Un grupo de jóvenes trabajadores de la start-ups Soho3Q en Pekín, China. (Ludovic Marin/AFP/Getty Images)

La innovación tecnológica ha dejado de ser un tema exclusivo de Silicon Valley, ahora las start-ups optan por ciudades de China para albergas su centros de investigación y crean hub tecnológicos que inyectan capital y tienen las condiciones idóneas para atraer el mejor talento.

La entrada de China en una “nueva era” forma parte del pensamiento de Xi Jinping de conseguir el “sueño chino de rejuvenecimiento de la nación”. La innovación y la modernización son los nuevos motores de la segunda economía mundial, y la transformación de las ciudades está jugando un papel decisivo para que China se convierta en una gran potencia de innovación tecnológica en 2050.

Para liderar esta transformación, China invirtió en I+D el 2,1% del PIB en 2017, superior al gasto de 2,08% de la Unión Europea, aunque inferior al 2,8% de Estados Unidos, al 2,9% de Alemania y al 3,3% de Japón, que lidera la clasificación, según el Banco Mundial. No obstante, ajustando los datos en paridad de poder adquisitivo para una mejor comparación entre países, el gigante asiático se posiciona como segunda potencia en I+D con 370.600 millones de dólares, más del doble que Japón, manteniendo Estados Unidos el liderazgo con 476.500 millones de dólares. Inversión que atrae talento y que le permite a China liderar el crecimiento de Internet, sustituyendo a quien lo ha venido ejerciendo durante casi cincuenta años, EE UU.

 

Las ciudades chinas como grandes centros de atracción de talento tecnológico

Las ciudades chinas están siendo promotoras de este impulso innovador generando entornos de negocio que posibilitan que un tercio de los unicornios mundiales tengan su sede en China. Conjuntamente con Estados Unidos agrupan a más del 80% de las start-ups del mundo, ...