croaciaUE
El primer ministro de Croacia, Andrej Plenkovic, en una reunión con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante la visita de esta al país balcánico para marcar el inicio de la Presidencia europea de Croacia. (DENIS LOVROVIC/AFP via Getty Images)

¿Cuáles son los retos de la Presidencia croata en la UE? ¿Cómo los abordará teniendo en cuenta la situación interna del país y el contexto europeo tan complejo al que se enfrenta?

El último país en incorporarse a la Unión Europea (UE) ejercerá, durante el primer semestre del año 2020, la Presidencia rotatoria del Consejo. Será este un buen momento para evaluar los avances realizados por este pequeño país de apenas 4,2 millones de personas. Hay que recordar que Croacia se incorporó a las instituciones europeas hace 7 años, en 2013, y a casi 20 del fin de las guerras yugoslavas que dejaron más de 10.000 personas muertas por el camino. Una guerra que todavía hoy se cuela en los discursos políticos y que apelan a la sangre y la nación como elementos identitarios muy potentes y que casan a la perfección con una sociedad altamente conservadora y católica, donde la Iglesia mantiene un enorme poder de influencia.

Las elecciones presidenciales de enero 2020

Al tiempo que comenzaba la Presidencia croata de la UE, tenían lugar las elecciones presidenciales en el país balcánico. El socialdemócrata Zoran Milanović venció a su oponente, la entonces presidenta conservadora Kolinda Grabar-Kitarović, con siete puntos de ventaja. Ambos candidatos representaban a las dos principales opciones políticas croatas desde el fin de la guerra. De un lado la Unión Democrática Conservadora, la fuerza política dominante en el país desde su independencia en 1991. Por otro, los socialdemócratas liderados por Milanović, ex primer ministro entre 2011 y 2016, un político capaz de aunar ...