Una mirada desde dentro a las sociedades postcomunistas de los países del Este y sus asignaturas pendientes con el pasado.


El nuevo libro de la conocida escritora y periodista croata Slavenka Drakulic, Una visita guiada al museo del comunismo, está conformado por ocho textos cortos sobre ocho países de Europa del Este. Están escritos a modo de fábulas, narrados por animales, y hablan del mundo comunista (y en consecuencia, de la actual realidad postcomunista), donde, como dice uno de los personajes, “aunque la joven generación puede que no tenga muchos conocimientos, e incluso ni siquiera interés por los acontecimientos del pasado, tiene la responsabilidad de abordar su pasado ahora”.

La manera de relatar transmite el humor original de ese mundo como ingrediente de un folclore político oral antaño sumergido, un humor que continúa existiendo como medio de supervivencia espiritual en las sociedades de Europa del Este. Por otro lado, en la obra se produce un entramado natural de los aspectos particulares de uno u otro país y de los comunes: en la realidad que se describe, lo general del sistema y sus particularidades locales, ora se presentan separadas, ora inseparables. El resultado es una configuración compleja de fenómenos conocidos o no conocidos (sobre todo en Occidente), un paradigma amplio de la otra Europa.

En la fábula Una entrevista con el perro más viejo de Bucarest evoca una de las hazañas más características de Ceausescu, la destrucción del centro histórico de la capital rumana para construir innumerables bloques de viviendas (la dinámica destruye y construye, o destruye para construir, es uno de los aspectos más significativos del socialismo real). Esto tuvo como consecuencia que quedaran por las calles miles de perros, los cuales se multiplicaron y hoy suman en torno a los 300.000, ...