Hay quienes dicen que un líder es tan bueno como lo sean sus consejeros. He aquí algunos de los aspirantes a sabios a los que nadie debería haber escuchado y, menos aún, nombrado para el cargo.


Joseph Made
Ex ministro de Agricultura, Zimbabue


Peor consejo: Cuando en 2004 se ofreció a Zimbabue ayuda alimentaria internacional, Made le dijo a Mugabe que en realidad el país tenía excedentes de maíz y que se habían recolectado 2,4 millones de toneladas en la última cosecha. Mugabe, en parte guiado por este consejo, respondió a los donantes: " ¿Por qué endosarnos a nosotros esta comida? No queremos que nos ceben. Tenemos suficiente".


Consecuencias: La realidad, dicen los expertos, es que la cifra estaba más cerca de las 700.000 toneladas que de los 2,4 millones. El siguiente invierno, Zimbabue anunció que un millón y medio de personas, alrededor del 12% de la población, necesitaba ayuda alimentaria urgente. Made, nombrado ministro de Agricultura en 2000, jugó un papel clave en la destrucción del otrora productivo sector agrícola del país. Supervisó el polémico plan de redistribución de la tierra de Mugabe, que requisó 5.000 de las 8.000 granjas que eran propiedad de blancos y las redistribuyó entre población negra. En junio de 2006, mientras muchos de esos granjeros luchaban por conseguir maquinaria de trabajo, Made se encontraba ocupado ocultando una flota de tractores último modelo en su granja. También se le da bien escurrir el bulto: en una ocasión explicó al Parlamento que un mono había "saboteado" los preparativos del Gobierno para la época de siembra electrocutándose en una fábrica de fertilizantes.


.


Chiou I-Jen
Ex viceprimer ministro, Taiwán


Peor consejo: En un intento de conseguir que Papúa Nueva Guinea reconociera a Taiwán, Chiou recomendó destinar 30 millones de dólares (unos ...