Cuando el recién elegido presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, tome el mando en mayo, los poderosos tecnócratas y barones de las agencias de seguridad estarán compitiendo por influirle –cuando no desautorizándole. Esta semana,  FP examina las figuras en la sombra que moldearán, entre bastidores, el futuro de Rusia.


Dmitri Kozak




YURI KADOBNOV/AFP/Getty Images

¿Quién es?: Ministro de Desarrollo regional.


Historial: Junto con el presidente Dmitri Medvédev, Kozak es uno de los abogados de San Petersburgo que Putin se llevó consigo de sus tiempos en el gobierno de esa ciudad. Ha sido vicealcalde de San Petersburgo, diputado jefe de la administración presidencial, y jefe de gabinete del Gobierno ruso. Putin le designó como enviado a la problemática región del Cáucaso Norte tras la masacre del colegio de Beslán.


Posición política: Kozak y Medvédev son licenciados en la Facultad de Derecho de la Universidad de San Petersburgo y trabajaron juntos en el Ejecutivo de esa ciudad. Tanto Putin como el recién elegido presidente confían en él y ha ganado peso desde que asumió su cargo el año pasado. “Un número significativo de funciones económicas han sido transferidas a ese puesto, que solía ser bastante marginal”, explica Samuel Charap, investigador en la Universidad de Oxford. Kozak ha jugado un papel destacado en la campaña de Medvédev, consiguiendo apoyo regional para el candidato.


Perspectivas de futuro: Convertirse en jugador clave en el nuevo gobierno, posiblemente como nuevo vicepresidente.



Alexander Voloshin




YURI KADOBNOV/AFP/Getty Images

¿Quién es?: Presidente de la Junta Directiva del Sistema de Energía Unida, una compañía energética controlada por el Estado.


Historial: Vestigio del Gobierno de Boris Yeltsin, Voloshin fue jefe del gabinete de Putin hasta su dimisión en 2003. Se rumoreó que su ...