Misión de Santa Bárbara (Sean Gallup/Getty Images)
Misión de Santa Bárbara (Sean Gallup/Getty Images)

¿Por qué los españoles deberían mirar más hacia su pasado en California? 

En mi calidad de californiana que vive en España, es frecuente que acabe explicando con entusiasmo la herencia cultural de mi estado a unas personas que no suelen tener más que una vaga idea de que muchos pueblos y ciudades de California tienen nombres españoles. Siempre me resulta extraño, porque los estadounidenses tenemos una merecida fama de no saber nada de historia, mientras que los españoles sueltan retahílas de lugares y fechas como si tal cosa. Sin embargo, los californianos somos la gran excepción a la regla: nosotros conocemos muy bien nuestra historia y nuestros vínculos ancestrales con España.

En cuarto curso de primaria, como todos los californianos, estudié la historia de California, en la que España y fray Junípero Serra tienen un papel muy importante. Cualquiera al que se le pregunte en mi estado se acordará de cuando hizo una maqueta de una de las misiones o fortificaciones españolas (los presidios) construidas a lo largo de la costa. Yo hice -para ser precisos, mi madre hizo- una maqueta que recuerdo preciosa del Presidio de San Francisco.

Pero la cosa no acaba en el cuarto curso, desde luego. En California hay recordatorios constantes de la herencia cultural española que no se limitan a esas ciudades llamadas San Francisco, Los Ángeles, Sacramento. Por ejemplo, las campanas de las misiones jalonan el histórico Camino Real que se extiende desde San Diego hasta Sonoma y que hoy recorre una red de calles, carreteras y autopistas. Puede que muchos californianos no se den cuenta de lo absurdo que es llamar a una calle “the El Camino”, pero así se denomina una importante ruta que atraviesa la Península de San Francisco y mi ciudad ...