¿Serán las recientes elecciones presidenciales un punto de inflexión para el país?

 













AFP/Getty Images

El Presidente electo ucraniano, Petro Poroshenko, en una rueda de prensa, 26 de mayo, Kiev.

 

El 25 de mayo, los ucranianos acudieron a las urnas para elegir a su quinto presidente. Fue una elección llena de elementos inéditos. Para empezar, fue la primera vez, desde 1991, que se eligió a un candidato en la primera vuelta, después de que obtuviera la mayoría de los votos.

Además, Petro Poroshenko es el primer presidente en la historia de Ucrania que ha ganado en todas las regiones, de este a oeste, si bien se produjeron graves disturbios en algunas partes del este del país y no se votó en Crimea. Después de la ocupación rusa de la península y la rebelión de los separatistas prorrusos en el este, el propósito de estos comicios no era escoger entre Europa y Rusia. Los principales candidatos eran miembros de la antigua oposición que deseaban una relación más estrecha con Europa, y el Partido de las Regiones de Yanukóvich perdió enseguida casi todos sus apoyos en sus bastiones tradicionales del este y el sur de Ucrania.

Los dos principales candidatos -Petro Poroshenko (54,7% de los votos) y Yulia Timoshenko(12,8%)- fueron miembros del Movimiento Naranja de 2005, y son partidarios de una Ucrania europea. Los aspirantes que quedaron en tercer y cuarto lugar -Oleg Liashko (8,4%), líder del populista Partido Radical y nueva estrella en alza, y Anatoli Hritsenko (5,5%), ministro de Defensa en el gobierno de Yuschenko entre 2005 y 2010- tuvieron una participación activa en el Maidán y también respaldan el rumbo europeo.

Mijailo Dobkin, del Partido de ...