Una mujer pasa delante de la portada de un periódico chino que muestra al líder norcoreano Kim Jong-un en China. (Liu Jin/AFP/Getty Images)
Una mujer pasa delante de la portada de un periódico chino que muestra al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, en China. (Liu Jin/AFP/Getty Images)

¿Cuáles son las opciones de China ante las provocaciones de su amiga Corea del Norte, cada más indomable y molesta?

China estaba a unas horas de clausurar la Cumbre del G20, de la que orgullosamente era anfitriona la ciudad de Hangzhou, en el sureste del país, cuando se supo que su vecina Corea del Norte acababa de realizar una nueva prueba de misiles de medio alcance con capacidad nuclear. Esta vez se trató de tres misiles tipo Nodong-1 que aterrizaron en el mar del Este, dentro de la zona de defensa aérea japonesa.

Días después Corea del Norte llevó a cabo su quinto ensayo nuclear. Kim Jong-un, quien heredó el poder de su padre en 2011, celebraba muy a su estilo un aniversario más de la creación de la República Popular Democrática de Corea (1948) por parte de su abuelo. Los efectos de la celebración fueron recibidos en las ciudades chinas fronterizas como un sismo de 5.3 grados.

No es la primera vez que el nuevo líder norcoreano, de 33 años, aprovecha fechas de relevancia para China para atraer los reflectores mundiales sobre sí mismo. En diciembre de 2012, cuando una delegación enviada por el presidente, Xi Jinping, se encontraba en Pyongyang para entregar al recién ascendido líder norcoreano una carta de felicitación de puño y letra del presidente chino, Kim Jong-un realizó un lanzamiento de cohete. Le siguió una prueba nuclear en febrero (la primera de su gestión), durante el Año Nuevo chino y en la víspera de la celebración anual de las Dos Sesiones (máximo evento político chino).

Luego, en enero de 2016 vendría un nuevo ensayo, presumiblemente de una bomba de hidrógeno. ...