Veganismo_portada
Un grupo de activistas que defienden los derechos de los animales celebran el día internacional del veganismo, Barcelona, 2019. PAU BARRENA/AFP via Getty Images

Un tribunal británico ha dictaminado que el veganismo ético cumple los requisitos necesarios para ser una creencia filosófica y, por lo tanto, ser protegido por la Ley de Igualdad. ¿Qué repercusiones podría tener este caso en materia de derechos y libertades?

"Dime lo que comes y te diré lo que eres". Esto es lo que escribió el jurista francés Anthelme Brillat-Savarin en 1826, en el libro Physiologie du Gout, ou Meditations de Gastronomie Transcendante. También el filósofo alemán Ludwig Andreas Feuerbach decía que “un hombre es lo que come”. Ninguno de los dos pretendían que se tomaran sus palabras literalmente; lo que querían decir era que los alimentos que ingerimos influyen en nuestro estado de ánimo y salud. Aun así, sus frases, que más tarde quedaron resumidas en “eres lo que comes”, sobrevivieron e incluso revivieron en la era hippy de los 60, con la llegada de la comida macrobiótica y la concienciación sobre la necesidad de seguir una dieta saludable.

Ahora la expresión ha adquirido nuevo significado, después de que un tribunal de trabajo del Reino Unido haya dictado que el veganismo ético es una creencia filosófica protegida por las leyes antidiscriminación. Un tribunal de la ciudad de Norwich ha fallado en favor de Jordi Casamitjana, que alegaba que había sido despedido injustamente por la Liga Contra los Deportes Crueles (LACS en inglés) —una organización dedicada al bienestar animal— cuando manifestó a varios colegas su preocupación porque el fondo de pensiones de la ONG invertía en empresas que hacían pruebas con animales. En realidad, el fallo no resuelve la querella de Casamitjana por despido improcedente; solo sienta las bases para poder celebrar el juicio. En ...