El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, durante un discurso en la ciudad de Veracruz. Alfredo Estrella/AFP/Getty Images
El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, durante un discurso en la ciudad de Veracruz. Alfredo Estrella/AFP/Getty Images

¿Ha cumplido el Presidente mexicano con las promesas de hacer frente a los grandes retos del  país?

Ha comenzado el tercer curso político para el gobierno de Enrique Peña Nieto. Estamos, por tanto, en el ecuador de un sexenio que se inició con un acto de alto perfil político. El 2 de diciembre de 2012, un día después de la investidura de Peña Nieto, representantes de los principales partidos políticos mexicanos –PRI, PAN, PRD y Partido Verde Ecologista– firmaban en el emblemático Castillo de Chapultepec de la capital mexicana un acuerdo político de amplio espectro conocido como Pacto por México. El sexenio de Peña Nieto comenzaba así con una gran promesa interpartidista para cambiar el país en tres pilares fundamentales: fortalecimiento del Estado y ampliación de participación democrática; mejora de la capacidad productiva de la economía; y lucha contra la inseguridad ciudadana. A casi tres años de aquel anuncio, ¿se han cumplido, al menos en parte, esas promesas? El nuevo curso político arrancaba a finales de agosto con la renovación parcial de su gabinete –siete nuevos ministros y otros cambios de altos cargos– y con el anuncio de diez medidas para hacer frente “a los grandes desafíos nacionales”.

 

Economía: reformas en 'stand by', recortes y pobreza en aumento

La economía mexicana no atraviesa un buen momento. Uno de los principales problemas es el bajo precio del crudo registrado en los últimos meses. Los ingresos por actividades petroleras suponen, según el Gobierno, un 18% de los ingresos públicos. El Ejecutivo prometió despetrolizar la economía, pero ha sido el mercado internacional el que ha impuesto una dolorosa despetrolización obligada.

La legislatura comenzó con la promesa de abrir el sector petrolero público a la ...