Campo de refugiados de Dadaab (Tony Karumba/AFP/Getty Images)
Campo de refugiados de Dadaab (Tony Karumba/AFP/Getty Images)

Miles de personas se asientan en campos de refugiados en el mundo, son muchos y están en distintos lugares, pero todos deben enfrentarse a una situación hostil. Ninguno ofrece por el momento una salida a la espiral de ayuda-dependencia en la que se encuentran sus habitantes. He aquí una muestra de los campos de refugiados donde residen más personas.

Los campos de refugiados constituyen una extensa y compleja red de asistencia institucionalizada, denominada “régimen internacional de refugiados”, que implica la creación de cuasi-ciudades que albergan a personas que han sido forzadas a huir de sus hogares debido a la guerra o la persecución. En muchas ocasiones levantados rápidamente, ofrecen una provisión de ayuda la más de las veces deficiente y convierte a los habitantes en poblaciones pobres.

Durante las décadas de los 70 y 80, los campos fueron un tema de estudio y debate común, y en los últimos años se ha producido un resurgimiento del interés por esta cuestión, debido al solapamiento de conflictos y crisis humanitarias. El modelo actual se centra en cubrir las necesidades más básicas y ha sido concebido como una respuesta temporal a las crisis, una “solución" provisional que la realidad no ha confirmado y que es aplicada tanto en el caso de los refugiados como en el de los desplazados internos.

Hay que cambiar sustancialmente las condiciones de vida en los campamentos y replantear su modelo de desarrollo y organización, aportando nuevas soluciones duraderas. Los campos deben contemplarse como cuasi-ciudades, una vez han perdido su carácter provisional para convertirse en asentamientos permanentes donde nacen y crecen nuevas generaciones.

Las políticas de asentamiento deben estar menos basadas en los intereses de los países de acogida y las organizaciones humanitarias, y más en las ...