Fotolia. Autor: dina_asileva
Fotolia. Autor: dina_asileva

Los ataques cibernéticos más asombrosos y recientes tienen siempre cuatro grandes protagonistas: los países o las cibermafias; la falta de suficiente preparación por parte de Estados, empresas y particulares; la radical transformación del papel de los hackers (ayer románticos y hoy, normalmente, mercenarios); y la existencia de un mercado eficiente y bien estructurado de botines delictivos en el Internet oscuro.

En lo que va de año, hemos conocido que unos hackers sustrajeron 101 millones de dólares de la cuenta del Banco Central de Bangladés en la Reserva Federal estadounidense en Nueva York, que a un gigante tecnológico como Yahoo! le han robado datos privados de 500 millones de usuarios, que 12 entidades financieras de países emergentes sufrieron ataques cibernéticos coordinados y que la campaña de Hillary Clinton se ha visto seriamente afectada por el robo digital de información y el intento de acceder a los móviles de algunos líderes del Partido Demócrata.

 

Primer elemento: cíbermafias y Estados criminales

Los principales protagonistas son, por supuesto, sus autores. Aquí hablamos esencialmente de cibermafias –grupos organizados de criminales que atacan una red para secuestrar equipos o robar dinero o datos– y de las unidades de cíberseguridad de determinados Estados, enclavadas en ocasiones dentro del ejército o en el corazón de sus agencias de espionaje.

Marta Beltrán, profesora e investigadora de ciberseguridad de la universidad Rey Juan Carlos, recuerda que “el cibercrimen ya es el tercer tipo de delitos con el que los delincuentes obtienen más dinero en todo el mundo” y que sólo lo preceden “el tráfico de armas y la trata de personas”.

El grado de sofisticación de estos grupos es tal que, después de los éxitos obtenidos colándose en bancos, en la Agencia de Seguridad Nacional o con el Pentágono, Jorge López, experto en ciberseguridad y profesor ...