Miles de personas han salido a las calles en Uganda para protestar contra el Gobierno o han compartido su desencanto con él en las redes sociales. Siguen a uno de los cantantes más populares del país y miembro del Parlamento, Bobi Wine, quien ha llamado a todos los ugandeses para que se levanten y mejoren su situación.

UgandaBobi500
El político y cantante de Uganda, Bobi Wine, interviene en el slum de Kibera, en Nairobi, Kenia. (BIKO MACOINS/AFP/Getty Images)

El régimen del presidente Yoweri Museveni, que ha permanecido en el poder 32 años, está desequilibrándose, y su principal estorbo es un cantante que creció en un barrio pobre, entre toneladas de basura y desechos humanos, y que ahora combina los micrófonos y los escenarios con un asiento en el Parlamento: su nombre es Robert Kyagulanyi, pero en Uganda todos lo conocen como Bobi Wine. “Los ugandeses siempre hemos querido ser los dueños de nuestra libertad” —anunció—. “Ni la brutalidad ni la opresión puede pararnos”.

En ese momento, Bobi Wine se encontraba en Estados Unidos para recibir atención sanitaria, después de haber sido presuntamente torturado por los soldados ugandeses. A principios de septiembre de 2018, aunque los médicos le aconsejaron descansar, el cantante retransmitió una rueda de prensa en directo para todo el mundo. Miles de personas compartieron en las redes sociales la hora exacta en la que hablaría. Mientras Bobi Wine decía estas palabras, los recepcionistas de un hotel frecuentado por turistas se amontonaban en una esquina discreta del salón, atentos a la pantalla de un teléfono móvil. No querían perderse nada. Los guías y los conductores se unieron enseguida.

Es complicado imaginar qué ocurrirá durante los próximos meses, pues el Gobierno de Uganda tiene una capacidad impresionante para anular el descontento de la población —en ...