Foto-portada
Celebración del cuarto aniversario de la revolución libia el 17 de febrero de 2015 en Trípoli. MAHMUD TURKIA/AFP/Getty Images

En un intento por proteger a la población civil y alcanzar la democracia, la mediación internacional en Libia se transformó en el derrocamiento del gobierno de Gadafi y en el descontrol de las milicias y bandas criminales. ¿Cuáles fueron los avances de la intervención militar de la OTAN en la guerra civil libia?

The Cauldron, NATO’s Campaign in Libya

Bob Weighilly / ForenceGaub

Hurst, 2018

El 17 de marzo de 2011, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la Resolución 1973, impulsada por Estados Unidos, Francia y Reino Unido, que autorizaba la intervención militar en Libia. Su propósito era salvar las vidas de los manifestantes en favor de la democracia que estaban siendo víctimas de la represión del dictador libio Muamarel Gadafi.

Las protestas habían comenzado un mes antes en la ciudad libia de Al Baida y rápidamente se transformaron en lo que parecía toda una guerra civil. Gadafi, además de amenazar abiertamente la incipiente democracia en Túnez, donde el régimen autoritario de Ben Alí había caído derrocado dos meses antes, estaba dispuesto a cometer una auténtica carnicería en Bengasi, otra de las ciudades donde había empezado la revolución. Dos días después de la votación en la ONU, las tres principales potencias militares occidentales y otros países de la OTAN establecieron una zona de exclusión aérea en toda Libia e iniciaron una larga campaña militar.

Cuando la OTAN puso fin a su misión, el 31 de octubre, pocos días después de que muriera Gadafi, las autoridades estadounidenses, francesas y británicas se mostraron triunfantes. Ivo Daalder, entonces representante permanente de Estados Unidos ante la Alianza Atlántica, elogió la operación en Libia como “una intervención modelo. Sin poner un solo soldado estadounidense ...