chinarusiafrontera
Policía paramilitar china en la frontera entre Rusia y China. (STR/AFP via Getty Images)

El libro de viajes Mirrorlands, del antropólogo Ed Pulford, resigue la frontera entre China y Rusia para explicar su pasado entre el amor y el odio, la relación entre sus gentes y cómo se han influenciado entre ellos ambos imperios.

Mirrorlands, Russia, China, and Journeys in Between

Ed Pulford

Hurst, 2019

Cuando leemos noticias sobre China y Rusia, la acción suele centrarse en sus capitales. Es normal: son los centros de poder donde los poderosos presidentes Xi Jinping y Vladímir Putin suelen darse la mano, cosa que sirve para reforzar la imagen de que Pekín y Moscú están más unidos que nunca. Pero lejos de ambas capitales -especialmente de Moscú- ambas naciones se encuentran, no de manera simbólica, sino real. En el extremo de Siberia y al norte de Manchuria estos dos enormes estados comparten una larga frontera, que sirve de termómetro para medir las relaciones entre sus ciudadanos y economías más allá de la política de las altas esferas.

El libro de viajes Mirrorlands: Russia, China and journeys in between es un recorrido por toda esta región. El autor, Ed Pulford, no es ni un periodista ni un escritor, sino un antropólogo y lingüista que conoce bien ambas realidades. Formado tanto en Rusia como en China -países de los que domina el idioma-, su método de narración no es tanto la reflexión o la búsqueda de lo noticioso, sino una observación de lo cotidiano aliñada con sus conocimientos de antropología. 

chinarusiaiglesia
Un hombre en la Catedral de Santa Sofía, antigua iglesia ortodoxa rusa, en Harbin, en la provincia de Heilongjiang al noreste de China. (FREDERIC J. BROWN/AFP via Getty Images)

Mirrorlands es una lectura agradable, sólida y con un objetivo original, aunque quizás le ...