Italia_UE_1200x400
A la izquierda, el vicepresidente italiano y ministro de Desarrollo Económico, Luigi di Maio, en el centro, el Primer Ministro italiano, Giuseppe Conte, y el vicepresidente y Ministro del Interior. Matteo Salvini, Roma, octubre 2018. FILIPPO MONTEFORTE/AFP/Getty Images

La negativa del Gobierno italiano a cambiar su borrador de Presupuestos Generales del Estado, a pesar de las reiteradas exigencias tanto de la Comisión Europea como del Fondo Monetario Internacional, lleva forzosamente a plantearse cuáles pueden ser los posibles escenarios de salida a una crisis que no hace más que escalar en cuanto a intensidad.

Por el momento, nadie se mueve de su postura ya marcada: el Gobierno Giuseppe  Conte no piensa cambiar su objetivo de déficit, que situó a finales de septiembre en el 2,4%, y a su vez la Comisión Europea no quiere aceptar unos presupuestos que rompen de lleno con las normas establecidas en el Pacto de Estabilidad y a las que, en cambio, sí se someten el resto de los países de la UE.

Dada tal situación, el primer escenario que podemos contemplar es que, como consecuencia de una fuerte escalada de la prima de riesgo, el Ejecutivo transalpino se vea obligado a reformular sus cuentas si no quiere una intervención política. De momento ese escenario, aunque altamente probable, no termina de vislumbrarse, porque por ahora esa misma prima de riesgo no ha escalado más allá de los 350 puntos, estando así a casi 200 de la que llegó a haber en noviembre de 2011 y que obligó a la dimisión del IV Gobierno Berlusconi y su sustitución por el Ejecutivo presidido por Mario Monti. En cualquier caso, puede no ser necesario llegar a las cifras de hace siete años: debe tenerse en cuenta que desde que el Gobierno Conte comenzara a gobernar el país en la primera ...