Un granjero en Afganistán lleva el trigo durante tras la recolecta. (Farshad Usyan/AFP/Getty Images)
Un granjero en Afganistán lleva el trigo durante tras la recolecta. (Farshad Usyan/AFP/Getty Images)

Un repaso a los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y las claves para saber qué es necesario para que los Objetivos de Desarrollo Sostenible sean un éxito.

La adopción de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en el año 2000 fue un gran paso político hacia adelante. Los ODM fueron la plasmación de un proyecto político para restablecer el respaldo de la opinión pública a la cooperación e invertir la tendencia negativa que estaban sufriendo los presupuestos de ayuda. En ese sentido, fueron un éxito. Contribuyeron a que los países desarrollados ayudaran a los países pobres en sus intentos de mejorar su situación. Entre 1997 y 2013 la ayuda oficial se duplicó y se centró más que nunca en reducir la pobreza y mejorar el bienestar.

En 2015, las necesidades políticas y programáticas son otras: ampliar las miras, universalizar la propiedad y preparar el terreno para la actuación colectiva en una nueva serie de problemas globales comunes. Los ODM desaparecerán y serán sustituidos por los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Para que los ODS tengan tanta repercusión como los anteriores, es importante introducir innovaciones programáticas y tener muy presente el propósito político.

Los objetivos globales tienen eco porque son globales y porque son objetivos. Es gratificante la falta de ambigüedad de un objetivo que dice que todos los niños, en todas partes, deben estar escolarizados, que debe disminuir el número de mujeres que mueren en el parto en todo el mundo o que es necesario reducir la pobreza a la mitad. Los autores iniciales de lo que luego se convirtió en los ODM, miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ...