Libras esterlinas con la bandera del Reino Unido. (David Freund via Getty Images)

En mayo de 2020, el periodista James Forsyth, que goza de buenos contactos, escribió en The Spectator que el gobierno británico se encontraba cómodo con la idea de abandonar la UE sin un acuerdo. La razón era que los asesores pensaban que “el coronavirus ha colapsado el comercio y los viajes por todo el mundo, eclipsando cualquier cambio que pueda traer el Brexit”. Como ha demostrado mi serie sobre el impacto del Brexit en el comercio de bienes, esto resultó ser incorrecto: abandonar el mercado único y la unión aduanera ha reducido el comercio de bienes del Reino Unido en alrededor de un 15%. Sin embargo, el gobierno tenía razón en una cosa: la pandemia ha dificultado aislar el impacto del Brexit en otros indicadores económicos, como el PIB, el comercio de servicios o la inversión. Ahora que muchas economías avanzadas se han recuperado y están cerca, o por encima, de su nivel de producción previo a la pandemia, podemos comparar el comportamiento económico de Gran Bretaña en relación a sus iguales. Los resultados son preocupantes.

Este informe proporciona estimaciones del impacto del Brexit —y la pandemia—, en el PIB de Gran Bretaña, en la Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF, una medida amplia de la inversión en toda la economía), en el comercio de servicios y en el comercio de bienes, para el último trimestre de 2021. Las estimaciones se muestran en el gráfico 1. El PIB del Reino Unido es un 5,2% inferior al del doppelgänger. La inversión es un 13,7% menor; el comercio de bienes, un 13,6% menos; y el comercio de servicios un 7,9% más alto.

GRAFICO 1
El coste del Brexit y la COVID. El gráfico muestra arriba a la izquierda el ...