Trtatado_Nuclear_1200x400
Una protesta contra Trump en Washington, ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/AFP/Getty Images

Al anunciar que Estados Unidos se retirará del Tratado que regula el despliegue de fuerzas nucleares de alcance intermedio (INF) en Europa, el presidente Donald Trump ha dado un paso más en la ofensiva que mantiene contra los acuerdos de libre comercio, protección ambiental, derechos humanos y refugiados. Esta decisión provocará nuevas tensiones con Rusia y volverá a situar a Europa en un escenario de alta inseguridad.

El Tratado INF (Intermediate Nuclear Forces en sus siglas en inglés) fue firmado en 1987 por los gobiernos de Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov. Eran los años finales de la Guerra Fría y todavía existía la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia (alianza militar de los países europeos que estaban bajo influencia soviética).

El Tratado se negoció mientras las campañas pacifistas se oponían al despliegue de misiles soviéticos SS-20, y de Crucero y Pershing II de Estados Unidos. El objetivo era evitar que Europa se transformase en un posible campo de batalla entre las superpotencias.

Paralelamente, había tensiones entre los aliados de la OTAN sobre dónde instalar los misiles estadounidenses, y entre París y Washington acerca de la mayor o menor independencia de la OTAN respecto de EE UU.

La firma del Tratado fue producto del clima generado por el movimiento por la paz, de las reformas iniciadas por Gorbachov, y del creciente acercamiento entre los gobiernos de Estados Unidos y la URSS. A esto le siguió la salida de las tropas soviéticas de Europa Oriental, la caída del muro de Berlín, el fin del Pacto de Varsovia y, al final, el colapso de la Unión Soviética. Pese a su ideología ultraconservadora, Reagan y su equipo vieron la oportunidad de alcanzar acuerdos de control de armamentos nucleares.

Durante las siguientes tres décadas Europa ...