Un soldado israelí sobre un tanque situado en la frontera con Líbano. (Jack Guez/AFP/Getty Images)
Un soldado israelí sobre un tanque situado en la frontera con Líbano. (Jack Guez/AFP/Getty Images)

¿Cuáles son las causas que hacen que un ataque del Estado Islámico a Israel sea improbable?

Desde que miembros de Daesh en Irak y Siria proclamaran el Califato en junio de 2014, miles de personas han sido asesinadas en estos dos países aprovechándose de su condición de Estados fallidos o en descomposición.

Tras controlar una parte importante de su territorio y del incremento de la campaña militar a partir de bombardeos aéreos por parte de Estados Unidos, Francia, Turquía y Rusia, el grupo yihadista ha modificado su estrategia: la ofensiva ahora también es exterior.

En un lapso de apenas dos semanas han logrado perpetrar tres atentados de gran magnitud. El primero, introduciendo un artefacto explosivo en un avión civil ruso que sobrevolaba la Península del Sinaí, matando a 224 turistas que volvían a San Petersburgo. El segundo, infiltrando a dos terroristas suicidas en un barrio del sur de Beirut –feudo tradicional del movimiento chií radical Hezbolá, que lucha junto al régimen de Bashar al Asad– matando a 42 personas. Y el tercero, llevando a cabo un sofisticado atentado múltiple contra objetivos civiles en París, acabando con la vida de 130 personas e hiriendo de diversa consideración a casi un millar.

En el marco de este nuevo modus operandi cabría pensar que uno de los objetivos prioritarios de Daesh dentro de la región fuera perpetrar algún tipo de ataque o atentado contra Israel, algo que sin duda le proporcionaría prestigio entre sus militantes y simpatizantes. Sin embargo, no parece que el ejecutivo de Benjamín Netanyahu conceda una especial relevancia a esta amenaza. Al menos hay cinco razones que apuntan a que se trata de un escenario improbable:

Daesh tiene otras prioridades

Cuando alguna vez se ha preguntado a milicianos del grupo yihadista ...