migracionmanifestacion
Un grupo de personas participa en una marcha en apoyo de la ruta a la ciudadanía para los inmigrantes el 23 de julio de 2021 en la ciudad de Nueva York. (Michael M. Santiago/Getty Images)

Seis meses después de la toma de posesión de Joe Biden, muchas cosas han cambiado en la política migratoria estadounidense ¿o no tantas? ¿En qué se traduce el “no vengan” que Kamala Harris dirigió a todos los centroamericanos cuya única oportunidad es migrar al norte para huir de la pobreza o la violencia? ¿Ha cambiado realmente el paradigma fronterizo y migratorio o es un continuismo suavizado por una narrativa nueva? Depende….

La cifra de detecciones (que incluye detenciones y rechazos) en la frontera sur de EE UU en los primeros meses de 2021 fue la mayor de los últimos 20 años. Además de los factores permanentes como la inestabilidad política, la pobreza o la violencia crónica, en 2020 se añadieron las catástrofes medioambientales en la región o la COVID-19 y sus estragos en la economía, las remesas y el tejido social. En mayo de 2021, fueron detenidos 180.034 inmigrantes en la frontera sur según datos de la oficina de aduanas y protección de fronteras (CBP) la mayoría adultos varones y muchos de ellos con varios intentos de cruce previos. Un 62% fueron inmediatamente deportados a México.

"Las relaciones de EE UU con los vecinos de México y el Triángulo Norte han mejorado"

No con todos. En lo que respecta a México, sorprendentemente, las relaciones entre Trump y López-Obrador (AMLO) no sólo no fueron conflictivas sino cordiales. AMLO aceptó encantado el papel de gendarme fronterizo de EE UU. Les unía su populismo personalista, el desprecio hacia los medios de comunicación críticos o el escepticismo hacia las medidas contra la COVID-19, incluidas las mascarillas. ...