Turismo-chino-Espana_1200x400
Ciudadanos chinos haciéndose una foto con la Sagrada Familia al fondo, Barcelona. PAU BARRENA/AFP/Getty Images

Radiografía del turismo chino en España, así como algunas claves para mejorar el atractivo del país de cara a los visitantes proveniente del gigante asiático.

La frase de Napoleón Bonaparte de “Cuando China despierte, el mundo temblará” podría aplicarse al turismo, ya que el gigante asiático se ha convertido en la mayor potencia mundial de turismo emisor desde que en 2012 arrebatara el liderazgo a Estados Unidos. El turismo global goza de buena salud, creciendo un 7% en 2017, la mayor subida desde 2010, según la Organización Mundial de Turismo (OMT), principalmente por la contribución de los visitantes chinos.

Entre sus destinos favoritos, los países asiáticos siguen copando los 10 Estados más visitados por los turistas chinos, elegidos por cercanía, por ser más económicos y porque no necesitan visado. Hacia Europa, aunque durante la última década se ha triplicado el número de turistas chinos, apenas representa un 9% de los 145 millones que salieron al extranjero en 2017, según la OMT, una tendencia que se pretende revertir promoviendo el Año del Turismo UE-China durante 2018. Los buenos resultados durante los cuatro primeros meses del año muestran un incremento de las llegadas a Europa del 9,3%, aunque España solamente haya crecido un 3,9% y se sitúe en séptima posición por detrás de Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Rusia y Turquía como los Estados europeos con mayor atractivo para el turista chino.

Existe una clara descompensación entre el atractivo de España como segunda potencia turística mundial, con 82 millones de turistas internacionales, solamente por detrás de Francia, y el noveno puesto que ocupa entre el Top 10 de países europeos más visitados por el turista chino, según Ctrip y Huayuan International Travel. De las 187.000 ...