La

sacralidad de la vida

Peter Singer Los

partidos políticos

Fernando Henrique Cardoso

El euro

Christopher Hitchens

La

pasividad japonesa

Shintaro Ishihara

La monogamia

Jacques Attali

La

jerarquía religiosa

Harvey Cox

El Partido

Comunista Chino

Minxin Pei

Los

coches contaminantes

John Browne

El

dominio público

Lawrence Lessig

Las

consultas de los médicos

Craig Mundie

La monarquía

inglesa

Felipe Fernández-Armesto

La

guerra contra las drogas

Peter Schwartz

La

procreación natural

Lee Kuan Yew

La polio

Julie Gerberding

La soberanía

Richard Haass

El anonimato

Esther Dyson

Los subsidios

agrícolas

Enrique Iglesias

Suele darse por sentado que los partidos son cruciales para la vida

política moderna. Constituyen la base del sistema democrático

representativo desde finales del siglo XIX. Sin embargo, sus perspectivas

en las grandes democracias de hoy no son halagüeñas. Es más,

es posible que esas poderosas máquinas políticas desaparezcan

pronto.

La tierra bajo sus pies ya se está moviendo. Los partidos han

fundado sus programas en divisiones ideológicas y de estatus que

cada vez son menos importantes. Aunque la conciencia de clase sigue contando,

las identidades étnicas, religiosas y sexuales tienen ya prioridad

y representan afiliaciones que recorren de forma transversal los límites

entre los partidos tradicionales. Las etiquetas de izquierda y derecha

significan cada vez menos. Los ciudadanos tienen múltiples intereses,

distintos sentimientos de pertenencia e identidades superpuestas. Algunas

formaciones políticas han conseguido adaptarse. Por ejemplo, el

Partido Laborista británico, bajo el mando del primer ministro,

Tony Blair, o el Partido de los Trabajadores de Brasil, cuya orientación

económica tiene muy poco que ver con sus orígenes sindicalistas.

Los partidos tienen

poca capacidad de maniobra cuando se plantea un asunto directamente

a la gente

Otros no serán tan afortunados. Existe un desplazamiento político

unido a una fatiga creciente respecto a las formas tradicionales de representación.

La gente ya ...