Un grupo de personas en el Malecón de La Habana, Cuba. (Filippo Monteforte/AFP/Getty Images)

Un reflejo de una época de la Historia de Cuba y de España, que arroja claridad a una realidad compleja.

Triple juego en Cuba

Bernar Freiría

Libros.com, 2017

Muchos han querido ver en el estado de ánimo que ha generado la crisis catalana un sentimiento similar al que suscitó el desastre del 98. Ese desgarro colectivo, ese vagar sin rumbo hacia lo desconocido, esa pesadumbre existencial sobre el ser y el sentido de España. Triple juego en Cuba no va de eso, pero sí contiene numerosos elementos que recuerdan temas, discusiones y argumentos que se han oído hasta la saciedad en las semanas pasadas.

La última novela de Bernar Freiría se desarrolla en una época de la Historia de Cuba, y de España, poco abordada por la literatura. Tal vez, precisamente, porque el drama del 98 dio paso más a la reflexión y a la introspección que a la creación.

Triple juego en Cuba narra la historia de un joven gallego que acaba asentándose en la isla en los años previos a la guerra de la independencia de España. Allí, su astucia, su capacidad de observación y de aprendizaje, y su ambición le llevan a convertirse en un espía para los tres bandos, el español, el de la insurrección cubana y el estadounidense, antes, durante y después de la contienda.

El autor va mezclando con habilidad los acontecimientos históricos, la descripción de los lugares y una trama de intrigas amena y en ocasiones trepidante.

Por sus páginas pasan personajes como los últimos capitanes generales españoles en Cuba: Arsenio Martínez Campos, Valeriano Weyler y Ramón Blanco y Erenas; los líderes cubanos José Martí, Antonio Maceo, Máximo Gómez, Juan Gualberto Gómez o Calixto García, entre otros; y el ...