Marcha de la Independencia organizada por el movimiento nacionalista como celebración del Día de la Independencia en Varsovia el 11 de noviembre de 2021. (Maciej Luczniewski/NurPhoto via Getty Images)

Algunas de las cuestiones no resueltas de la zona y que explican muchas de las razones que han llevado a la situación actual. 

From People into Nations, A History of Eastern Europe

John Connelly

Princeton University Press, 2021


Este libro es seguramente el relato más ambicioso y de más envergadura que se ha escrito en los últimos años sobre la historia de Europa del Este. Las presiones modernizadoras y centralizadoras de los grandes imperios —Habsburgo, Rusia y Alemania— alimentaron en los países de la zona un sentimiento nacionalista caracterizado por el miedo a la aniquilación: ese es el motivo de que los movimientos nacionalistas de los que surgieron los checos, húngaros, polacos, eslovacos, búlgaros, rumanos, croatas y serbios sean tan diferentes del que dio lugar a los italianos. Otros países como Francia y Reino Unido ya eran Estados modernos asentados desde finales del siglo XVIII, pero en Europa del este no se establecerían hasta después de la Primera Guerra Mundial. De ahí que la primera tarea de las 800 páginas del libro de John Connelly sea trazar las fronteras. El Adriático, el Báltico y el Mar Negro forman los límites de 27 capítulos cronológicos que examinan la repercusión que los cambios constantes de fronteras entre los otomanos, los rusos-soviéticos y los prusianos-alemanes tuvieron en la historia del proyecto de los Habsburgo étnicamente más diverso y los movimientos nacionalistas en su territorio.

El autor dedica gran atención al nacionalismo húngaro, el más radical de todos, que se definió primero contra los Habsburgo alemanes, ya a mediados del siglo XVIII, y luego contra el mar de eslavos que los rodeaba a finales del ...