¿Es posible una moneda única en los países que comparten el franco CFA?  ¿Cuáles son los obstáculos? 

La integración financiera puede ser una herramienta poderosa para que las comunidades de Estados adquieran más ventaja competitiva en el escenario mundial. A la Unión Europea le ha costado décadas alcanzar su grado de cohesión actual y, aunque el euro existe desde 1999, todavía carece de una autoridad política central. En África, las comunidades económicas regionales (CER) han intentado construir zonas de cooperación a menor escala, pero sus ambiciones son tan grandes como las de la UE. En concreto, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) constituye una de las pocas regiones en las que la mayoría de los miembros ya comparte una moneda común, el franco CFA, pero ahora desean sustituirla por una totalmente autónoma, el Eco.  

La CEDEAO está compuesta por 15 países miembros (Benín, Burkina Faso, Cabo Verde, Costa de Marfil, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea Bissau, Liberia, Malí, Níger, Nigeria, Sierra Leona, Senegal y Togo), y su objetivo es “crear un gran bloque comercial único mediante la cooperación económica”.  Representa a 397 millones de personas y tiene un PIB total de 684.000 millones de dólares. El franco CFA tiene dos versiones, la de África Occidental y la de África Central, y se utiliza en 14 países (las grandes economías de Ghana y Nigeria, en particular, no lo utilizan). Las dos divisas tienen el mismo valor (en la práctica son intercambiables), están vinculadas al euro y están garantizadas por Francia. Sin embargo, la CEDEAO lleva décadas pensando en crear una moneda común propia que acabe con su dependencia de Europa y dé mayor independencia financiera a sus miembros. Ya en 2003 empezaron a proponerse planes para una moneda de este tipo, pero ha habido numerosos retrasos. La ...