capitalismo_portada
El gráfico muestra las pérdidas en Wall Street después de que se hicieran públicos los débiles datos económicos de China y Alemania que exacerba los temores a una nueva recesión., agosto 2019. JOHANNES EISELE/AFP/Getty Images

Cómo las decisiones y medidas económicas que se implementen en los próximos años apuntalarán un tipo de capitalismo u otros. He aquí los posibles escenarios.  

El punto débil del capitalismo es lo que se puede llamar el “exceso de capital”. Este se da cuando los ahorros generados por una economía son mayores que las oportunidades de inversión. Es decir, cuando se genera un capital que no sirve para fomentar el crecimiento de la economía, sino que es pernicioso para la misma.

Cuando esto ocurre, este capital sobrante se refugia en inversiones inmobiliarias, inversiones en empresas (por ejemplo, bolsa) y deuda, pero no buscando un retorno proporcional a su inversión, sino generando burbujas financieras, ya que buscan el incremento de su valor de manera especulativa y no productiva.

Esta situación, que fue lo que ocurrió en la Gran Depresión del 1929 y la Gran Recesión de 2008, genera crisis sistémicas. Estas crisis estallan en el momento en el que se reconoce que los activos financieros están sobrevalorados y que los préstamos concedidos por los bancos no van a poder ser devueltos.

La Gran Depresión del 29 es un ejemplo claro de este proceso de crisis sistémica generada por el exceso de capital. Estados Unidos vivió en primer lugar un periodo de alto crecimiento en los conocidos como “felices años 20”. Este crecimiento, es decir, cuando se genera el capital sobrante, produjo una revalorización del mercado bursátil que finalmente llevó al crack del 29, que fue la más devastadora caída del mercado de valores en la historia de la bolsa de EE UU. Tras este caos ...