Con Bolsonaro a un paso de convertirse en el nuevo presidente de Brasil, hay que esperar a la segunda vuelta para conocer el resultado final. He aquí una lista de los posibles ganadores y perdedores tras un primer balance.

Brasil_medios
Un hombre lee los periódicos que hacen mención a los resultados de las elecciones brasileñas, octubre 2018. EVARISTO SA/AFP/Getty Images

Brasil no vivía algo parecido desde 1994, cuando el sociólogo Fernando Henrique Cardoso ganó las elecciones presidenciales en la primera vuelta con un holgado 54,24%. El pasado domingo Jair Bolsonaro, el candidato de la ultraderecha que concurre junto al Partido Social Liberal (PSL), estuvo a un paso de convertirse en el nuevo presidente de Brasil al obtener un resultado arrollador: 46% de los votos. Su contrincante Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), logró un discreto 29,3%. Queda por delante una intensa campaña electoral, que se prevé muy polarizada hasta la segunda vuelta, fijada para el 28 de octubre.

¿Quién gana y quién pierde en estos comicios presidenciales y generales, en los que también había que elegir a 513 diputados federales, 54 senadores, 1.059 diputados estatales y 27 gobernadores? El primer balance que trazan los expertos es que los políticos tradicionales han salido derrotados por el rechazo a la corrupción de la mayoría de los brasileños. Es un fenómeno que recuerda, en cierta forma, a lo que ocurrió en Italia en los 90 tras el proceso judicial conocido como Manos Limpias. Independientemente del resultado de la segunda vuelta, quien ha perdido estas elecciones es la vieja política basada en el clientelismo, que los votantes brasileños han matado a golpe de voto. “El sistema partidario que conocíamos murió en el 30º aniversario de la Constitución”, resume Jairo Nicolau, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ). ...