Un policía frente a la Sagrada Familia de Barcelona. (Pascal Guyot/AFP/Getty Images)

He aquí las claves para entender qué ha podido llevar a los autores de los atentados de Barcelona y Cambrils a perpetrar tal acto terrorista y qué hace y puede hacer el país para evitarlos.

En Barcelona no ha fallado la voluntad y la firmeza general de la población española acerca de que la paz y la democracia están por encima de cualquier ideología radical-violenta. Pero si ha fallado el hecho de no estar alerta a la hora de pensar que quizá acabar con los feudos territoriales del Estado Islámico en Irak y, próximamente, en Siria podría haber eliminado la capacidad de la agrupación de atentar en cualquier momento.

Nos encontramos aquí ante dos factores fundamentales, el primero en relación a la capacidad operativa que todavía puede tener la agrupación Daesh y el segundo factor basado en la fuerza de la ideología radical y violenta que propaga.

Operaciones y detenciones yihadista en 2017. Mapa del Ministerio de Interior. Imagen ampliada

El primero sólo se puede prevenir y combatir con dispositivos de seguridad e inteligencia fuertes, algo que ya se estaba poniendo en práctica en Cataluña, Comunidad Autónoma en la que ha habido más intervenciones policiales contra actividades yihadistas en estos dos últimos años, siendo la provincia de Barcelona uno de los centros neurálgicos del yihadismo en España. Estos datos se reflejan en la infografía sobre el mapa de la lucha contra el terrorismo yihadista que aparece en la página del Ministerio del Interior. Así el número de operaciones en España desde principios de 2017 es de 36 y el número de detenidos 51, el mayor número de operaciones y de detenciones se realizó en Cataluña, que cuenta con un 7% de población musulmana. No obstante, esta información no ...