Manifestación de apoyo al redactor jefe del diario Cumhuriyet tras ser arrestado. Zan Kose/AFP/Getty Images
Manifestación de apoyo al redactor jefe del diario Cumhuriyet tras ser arrestado. Zan Kose/AFP/Getty Images

El acoso es el pan de cada día para los medios críticos con el Gobierno turco y, en especial, con su presidente, Recep Tayyip  Erdogan.

“Me recosté en el asiento y tomé un hondo respiro. ‘Soy un espía’, dije con profunda afectación. Y me regocijé entonces en degustar la mezcla de sorpresa y admiración causada en mis interlocutores. Pero si me hubieran preguntado para qué país estaba ejerciendo de espía no hubiera sabido contestar”.

Esta escena de interrogatorio tuvo lugar al poco de que ingresara en prisión Can Dündar, redactor jefe del diario turco Cumhuriyet, creado en 1924 por Mustafa Kemal Atatürk, el fundador de la república de Turquía. Dündar, que no ha perdido su sentido del humor a juzgar por su relato de lo acontecido, lleva desde el 26 de noviembre, junto al máximo responsable del mismo rotativo en Ankara, Erdem Gül, tras las rejas de una cárcel en un suburbio de Estambul acusado de almacenar y revelar documentos secretos en aras del “espionaje y de apoyar a una banda terrorista armada”.

Según el acta de acusación se trata de la organización armada “FETÖ”, a saber, la cofradía suní-ortodoxa liderada por un ex socio del presidente turco, Recep T. Erdogan, exiliado en Estados Unidos desde 1999: Fetulá Gülen. Todo ello porque ambos periodistas hicieron público con imágenes y datos que camiones cargados de armas y municiones se dirigían a principios de 2014 hacia Siria protegidos por el servicio de inteligencia turco (MIT). Al ser inspeccionados los vehículos por la gendarmería se halló un abundante arsenal compuesto por 50.000 municiones para rifles de asalto y 30.000 ametralladoras, 1.000 morteros y 1.000 granadas oculto bajo medicinas.

Periodistas e intelectuales turcos protestan por las detenciones de informadores. Ozan Kose/AFP/Getty Images
Periodistas e intelectuales turcos protestan por ...