Un vídeo mostrado en la web de la campaña www.stop-djihadisme.gouv.fr lanzada por Francia para combatir al 'yihadismo' en las redes sociales reza "Ellos te dicen: vives en un mundo de malhechores impuros, la verdad está aquí. Joel Saget/AFP/Getty Images)
Un vídeo mostrado en la web de la campaña www.stop-djihadisme.gouv.fr lanzada por Francia para combatir al 'yihadismo' en las redes sociales reza "Ellos te dicen: vives en un mundo de malhechores impuros, la verdad está aquí. Joel Saget/AFP/Getty Images)

La versatilidad del Estado Islámico en el uso de nuevas tecnologías y la propaganda del terror alcanza su cénit en el Internet profundo.

Parece ya evidente que una de las principales características de Daesh, que ha asombrado a propios y extraños, es la extraordinaria versatilidad que demuestra en sus distintas actividades.

Desde la proclama del califato por parte de Al Baghdadi a mediados de 2014, se han ido progresivamente conociendo con mayor detalle los distintos aspectos sobre los que se basa la utopía yihadista: financiación, logística, política social, capacidad militar… y comunicación. Efectivamente, en general se puede estar muy de acuerdo en que Daesh ha revolucionado la propaganda, el mensaje y los canales de información desde el enfoque terrorista. Es más, podemos establecer que su revolución mediática ha sido tan poderosa que ha reescrito las bases del mensaje del terror.

Esta importancia se traduce en un extremo cuidado de sus contenidos tanto en el fondo como en la forma, que encuentran una difusión extraordinaria en la tecnología actual: sencilla, barata y altamente eficaz. Bien conocidas son las actividades del Estado Islámico en las redes sociales, foros virtuales o aplicaciones móviles. Igualmente notorias son las acciones de su centro de comunicación Al Hayat y sus distintas delegaciones, cuyo organigrama es parte fundamental en la propia estructura de Daesh (tanto es así que el director de comunicaciones, Al Adsnani, tiene tratamiento de emir, y los distintos trabajadores cobran bastante más que un soldado raso. La coalición internacional ha puesto precio a las cabezas de estos personajes y son ya objetivos prioritarios). ...