La importancia del Atlántico en un mundo que mira al Pacífico.

La Unión Europea sigue sumida en una crisis económica, política e institucional. Las esperanzas no aumentan entre la ciudadanía y el desapego se adueña de la población de los diferentes Estados miembros. Y EE UU también tiene mucho a lo que atender, más aún en los últimos meses.

Sin embargo, el eje atlántico ha resurgido de sus cenizas para hacer frente a los retos del siglo XXI de forma conjunta con el Tratado de Libre Comercio entre la UE y EE UU. Así, es de esperar que la relación transatlántica tome decisiones y busque soluciones a los problemas actuales.

Además, la situación que viven algunos de los países de América Latina, con un importante crecimiento económico y un cambio social histórico en el que las clases medias reclaman derechos y prosperidad, está reavivando las relaciones entre Europa y la floreciente Suramérica. Si tradicionalmente los Estados latinoamericanos habían visto a Europa (y en especial a España) como destino laboral y fuente de inversiones, hoy las tornas están cambiando.

No hay que olvidar las posibilidades que se abren al considerar una triangulación Unión Europea-Estados Unidos-Latinoamérica que suponga un gran polo en unas relaciones internacionales cada vez más centradas en el Pacífico. Con este abanico a nuestro alcance, tanto la UE como, en concreto, España pueden ejercer el papel de puente para recuperar la importancia en el nuevo escenario global.

Por ello, la revista esglobal y el programa Hablamos de Europa quieren recopilar 20 ideas originales para reavivar las relaciones transatlánticas en diversos aspectos, como política, seguridad, economía o ciudadanía. He aquí un análisis con diferentes enfoques y distintos temas para cubrir todos los aspectos de la relación entre ambos lados del Atlántico.

Debate 20 ideas ...