Desde las primeras elecciones directas del Parlamento Europeo en 1979, muchas cosas han cambiado en esta institución que ha pasado de ser un órgano consultivo a uno legislativo. FP en español entrevista a los eurodiputados Antonio López Istúriz (del Partido Popular) y a Enrique Guerrero (del Partido Socialista Obrero Español) sobre cómo ha ido aumentando el papel de la Eurocámara en el proceso de toma de decisiones.

 

AFP/Getty Images

 

 

FP en español. ¿Cuáles son los aspectos positivos y negativos del aumento del papel y poder del Parlamento Europeo?

Antonio López Istúriz. Lo más importante es que ampliando las competencias del Parlamento Europeo se consigue dar más legitimidad democrática a la UE en su conjunto. El PE es la única institución que eligen directamente los ciudadanos europeos, por eso era importante dotarla de la capacidad de maniobra necesaria para que las decisiones que toma sobre asuntos de interés para esos ciudadanos sean realmente vinculantes y no meras opiniones o recomendaciones como ocurría en la mayoría de las políticas antes de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa.

No obstante, hay que recordar que la decisión última en la UE la toman siempre los Estados miembros en el Consejo de la EU, aunque ahora deben contar mucho más con el PE gracias a la extensión de los procedimientos de codecisión previstos en ese nuevo Tratado.

Enrique Guerrero. El incremento de las competencias del PE sobre la legislación, el presupuesto y los acuerdos internacionales de la UE sólo conlleva aspectos positivos. Además, el mayor protagonismo del PE -la única institución elegida directamente por los ciudadanos- en el proceso decisorio, especialmente en materias que afectan directamente a la vida diaria de los ciudadanos, no sólo lo coloca en pie de igualdad con el Consejo, sino que lo acerca más ...