IMAGEN DESTACADA WEB

Son reales los vientos de "normalización" que están apareciendo en Venezuela bajo el prisma de la crisis que vive el país.  

En los últimos meses, como si de una especie de hashtag se tratara, una frase con tintes propagandísticos denominada "Venezuela se arregló" está apareciendo en diversas redes sociales, difundiendo un mensaje de presunta "normalización" en el país caribeño. Este mensaje se hace eco de índices de recuperación económica así como de reducción de la tensión sociopolítica.

Tras años de hiperinflación y una persistente caída del PIB (calculada en más del 80% en los últimos siete años) que han mermado la capacidad de poder adquisitivo y propiciado el éxodo de más de seis millones de venezolanos, el contexto 2022 muestra un espejo de contrastes en comparación con años anteriores, con una repentina sensación de recuperación económica que se balancea en el terreno de las expectativas y de la realidad.

Esta sensación de "arreglo" de Venezuela está igualmente motivando a miles de venezolanos en el exterior a retornar al país. Este proceso, si bien aún en ciernes, comienza a cobrar peso al calor de la crisis económica global "pospandémica" en algunos de los países de acogida, principalmente europeos y latinoamericanos, donde ha venido asentándose la emigración venezolana.

Esta percepción de recuperación económica repercute también en la opinión de los venezolanos. De acuerdo a una encuesta realizada en marzo pasado, un 41% que aún siguen en el país ven con optimismo la situación actual. En comparación, este índice es notablemente menor (26%) entre los encuestados en la diáspora venezolana.

Entre los renglones que invitan a observar con cierto optimismo el panorama venezolano destacan una mejoría notable en el abastecimiento de productos de primera necesidad, el aumento de la capacidad de consumo, menos delincuencia en las calles, estabilidad política ...